Etiquetas

,

Las dos caras de una misma moneda, mismo mar, nuestro, tan enraizado a nuestro país y a Europa. Vamos a las playas mediterráneas a bañarnos y disfrutar de vacaciones. Pero de otra parte, la africana, miles y miles de personas lo observan como la última etapa de un viaje de cientos, en ocasiones miles de kilómetros, huyendo de hambre, miseria y guerra, sabiendo que hay muchas posibilidades de morir en el camino.

Mientras tanto la Unión Europea sigue con pies de cemento ante los cadáveres que se van acumulando. A mediados de la semana pasada supimos del naufragio con al menos 400 muertos según Save The Children. Pero no, estas muertes no hace que la gente deje de plantearse jugarse la vida en cruzar al otro lado, porque es tal la desgracia y miseria que aunque sea remota la posibilidad de conseguirlo es mejor intentarlo y morir que no hacer nada, por eso ayer mismo volvió a ocurrir otro naufragio de entre 700 y 900 muertes, dependiendo de las fuentes, otra vez a las puertas de Europa. La acción tiene que ser rápida y tiene que ser ya, porque Italia, cargando con toda la financiación de la Operación Tritón o España con los asaltos a la valla no pueden por si solas poner solución al problema, eso por no mencionar que la poca  gestión  que hace el gobierno consiste en devoluciones en caliente, ilegales, y pelotazos de goma en el mar.

Es por eso que apelamos a la responsabilidad de las autoridades europeas y que se impliquen de una vez por todas para que de una parte controle y vigile nuestras fronteras para que no de lugar a que ocurran estas tragedias, y de otra parte se actúe en los países de origen y que no mire hacia otro lado ante los conflictos en Siria, Libia, Mauritania, Irak, persecución al colectivos LGTB…

Ante esta forma desastrosa de entender la política de la derecha de este país, desde el Partido Socialista a través de nuestra Secretaria Federal de Inmigración, Eva Matarín, tenemos claro que nadie hace esta penosa travesía por placer y apostamos por una verdadera política de asilo y crear de una vez por todas una política común europea donde todos los socios tengan implicación poniendo solución al problema en los países de origen y no aumentando patrullas en el mar.

Como punto final os proponemos escuchar a Serrat y pensar en como se ve este mar desde el otro lado y en como seria nuestra visión del Mediterráneo si hubiéramos nacido al otro lado.

Anuncios